Llámanos

    93 699 58 66

    ¿Te llamamos nosotros?



    Acepto las condiciones

    Contactología

    ¿Qué es?

    La Contactología es la subespecialidad de la optometría que se encarga de la prescripción, adaptación y seguimiento clínico de las lentes de contacto.

    Las lentillas o lentes de contacto están diseñadas para corregir los defectos visuales como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia. El uso de lentes de contacto está muy extendido en todo el mundo ya que permite prescindir de las gafas en momentos en los que estas pueden ser un estorbo: practicar deporte, ir a la playa o eventos. Aún así su uso debe ser controlado y no debemos abusar de ellas.

    En la utilización de las lentes de contacto, se requiere un seguimiento clínico posterior junto con un oftalmólogo especialista en polo anterior para asegurar el correcto estado fisiológico y estructural de la córnea.

    Tipos de lentes de contacto

    Contactologia

    Para cada persona, según sus necesidades visuales y fisiológicas y sus motivaciones (hacer deporte, ir al trabajo, ocasiones especiales…), se adaptará una lente de contacto con un diseño específico.

    Una buena adaptación y un uso adecuado garantizará que las lentes de contacto resulten cómodas y sean prácticas, sin causar molestias. Las medidas de higiene y conservación son básicas para mantenerlas en perfecto estado.

    Las lentillas pueden clasificarse según el material y su flexibilidad.

    • Blandas: Son las más conocidas y se adaptan para compensar defectos refractivos moderados en pacientes con miopía, hipermetropía y astigmatismo y presbicia.
      La frecuencia de reemplazo puede ser diaria, quincenal, mensual, trimestral y hasta anual.
    • Semirrígidas: Son lentillas más pequeñas, más duras y, por tanto, menos flexibles que las lentes blandas. Se utilizan en caso de astigmatismos muy elevados o irregularidad corneal y en los tratamientos de ortoqueratología nocturna. Requieren ser reemplazadas anualmente.
    • Esclerales: Son lentes aconsejables para pacientes con ojo seco severo ya que, al ser más rígidas y grandes, pueden llenarse de lágrima artificial, creando un reservorio que mantiene el ojo permanentemente húmedo. También son una buena opción para córneas con grandes irregularidades. Requieren ser reemplazadas anualmente.

    Recomendaciones básicas para el uso de las lentes de contacto:

    Las lentes de contacto son un método correctivo seguro siempre y cuando se usen adecuadamente y se realice un correcto mantenimiento.

    SIEMPRE:

    • Limpie y desinfecte sus lentes de contacto según las indicaciones de su oftalmólogo.
    • Proceda a limpiarlas nada más quitárselas y antes de guardarlas en su estuche.
    • Lávese las manos antes de manipular las lentes. Séquelas con materiales que no desprendan pelusas y evite usar cremas u otros productos que puedan soltar grasa y contaminar la lente.
    • Consérvelas en estuches especialmente diseñados para ello.
    • Desinfecte (¡NO usar agua!) y reemplace con la frecuencia indicada los estuches porta lentillas (generalmente cada 3 meses). Utilice los productos indicados por su especialista, no todos valen para cualquier tipo de lente.
    • Respete la fecha de caducidad de las lentes.
    • Deseche las lentes de uso frecuente una vez transcurrido el tiempo establecido por su oftalmólogo.
    • Cubra las lentes con suficiente cantidad de líquido para que éstas no se queden secas y se resquebrajen.
    • Coloque las lentes antes de maquillarse y quíteselas después de desmaquillarse.
    • Tenga siempre disponibles unas gafas con la graduación actualizada para evitar una utilización excesiva de sus lentes de contacto.
    • Proteja sus ojos si tiene que usar lociones en spray mientas las lleva puestas.

    NUNCA:

    • No utilice soluciones de mantenimiento caducadas.
    • No deje los envases de los líquidos de mantenimiento mal cerrados.
    • No utilice soluciones salinas para conservar o limpiar las lentes porque carecen de propiedades desinfectantes.
    • No limpie las lentillas con saliva o agua del grifo.
    • No reutilice la solución que queda en el estuche porta lentillas.
    • No mezcle distintos líquidos, a no ser que esté especialmente indicado.
    • No aclare el estuche con agua del grifo.
    • No intercambie sus lentes con otra persona.
    • No use las lentillas más horas de las indicadas por su especialista.
    • No permita que la punta de los frascos limpiadores toquen la superficie de la lente.
    • No duerma con las lentes puestas si no están indicadas para ello. Si accidentalmente se queda dormido con ellas, utilice alguna lágrima o solución estéril para humedecer el ojo antes de intentar quitárselas.
    • No nade o bucee con ellas puestas. Si lo hace, es recomendable usar gafas de natación sobre las lentes de contacto, o bien gafas de natación graduadas.
    • No use sus lentes de contacto si observa alguna rotura o defecto.

    También debe saber que ciertos medicamentos (anticonceptivos, antihistamínicos, …) pueden causar sequedad ocular, visión borrosa o molestias en el uso de las lentes de contacto, si experimenta estos síntomas consúltenos a su oftalmólogo inmediatamente.

    NUESTROS MÉDICOS FORMAN PARTE DE LAS SIGUIENTES SOCIEDADES

    Más de 40 años cuidando de los ojos de nuestros pacientes con una atención personalizada, un equipo de médicos expertos y la última tecnología en el ámbito oftalmológico.

      Llámanos

      93 699 58 66

      ¿Te llamamos nosotros?



      Acepto las condiciones

      Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

      Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

      Cerrar