Llámanos

    93 699 58 66

    ¿Te llamamos nosotros?



    Acepto las condiciones

    El control de la Miopia

    ¿En qué consiste el control de la miopía?

    El control de la miopía es la técnica que se utiliza para tratar de retrasar la progresión de la miopía en niños de 6 a 16 años de edad, mediante lentes de contacto de uso nocturno, diurno o lentes oftálmicas. Si bien la miopía no se puede revertir, el objetivo del tratamiento es evitar que aumente.

    ¿Por qué es importante el control de la miopía?

    El control de la miopía es fundamental para reducir el riesgo a largo plazo de las patologías asociadas a una miopía alta, como pueden ser desprendimiento de retina, maculopatías y glaucoma. Cada vez que la miopía sube, significa que el ojo crece y en este proceso los tejidos oculares se estiran y la retina se adelgaza, lo que conlleva un aumento en el riesgo de sufrir patologías retinianas que causan pérdida de visión.

    ¿En qué consiste esta técnica?

    Con esta técnica se intenta, por un lado, ralentizar el aumento de la miopía y por otro, que el ojo crezca lo menos posible, para ello se usan lentes basadas en la inducción de un desenfoque en la retina periférica o basadas en la tecnología EDOF.

    ¿Qué tipo de lente de contacto se usa en el control de la miopía?

    Existen lentes de contacto para uso nocturno (ortoqueratología) y lentes especiales para el uso diurno. Estas últimas son lentes de contacto blandas. Dependiendo de los laboratorios fabricantes las hay de reemplazo diario, mensual o trimestral.

    Estas lentes se pueden fabricar a medida en diferentes tamaños y con cualquier graduación, de forma absolutamente personalizada para cada paciente.

    ¿Cuáles son sus resultados?

    Se han realizado diversos estudios sobre grupos de control que utilizaban esta lente de contacto y otros que utilizaban lentes de contacto iguales pero sin desenfoque periférico y de media, la progresión miópica fue menor en un 59% respecto a una lente de contacto convencional.

    Preguntas frecuentes

    ¿A qué edad se pueden empezar a usar este tipo de lente de contacto?

    Cualquier niño a partir de los 6 años es apto para su uso, pero variará en función de cada caso, para ello es vital hacer un estudio previo.

    Uno de los requisitos principales es la motivación del paciente y la colaboración y supervisión por parte de los padres para asegurarse que se usan del modo correcto.

    ¿Qué criterios se utilizan para elegir las lentillas blandas para control de miopía en niños?

    Generalmente se recomienda el reemplazo diario para así evitar riesgos asociados a una mala limpieza y/o manipulación de las lentes.

    ¿Qué se necesita para la adaptación?

    Antes de la adaptación, se realizarán varias pruebas oftalmológicas complementarias, así como una refracción, topografía corneal, estado de la superficie ocular, estabilidad lagrimal, etc., las cuales servirán de orientación para una primera adaptación con lentes de prueba.

    ¿Qué uso se han de dar a las lentes de contacto para un correcto tratamiento?

    El tiempo de uso recomendado es de 6 días a la semana mínimo; y unas 10 horas al día. No seguir estas indicaciones hará que el tratamiento no funcione como debiera.

    ¿Qué precauciones hay que tener con el uso de estas lentillas?

    Las mismas precauciones que con cualquier tipo de lentillas blandas:

    • Limpieza y secado de manos antes de poner y quitar las lentes de contacto.
    • No dormir nunca con ellas..
    • No utilizarlas si hay enrojecimiento ocular y acudir al oftalmólogo.

    ¿Durante cuánto tiempo hay que realizar este tratamiento?

    La fase clave donde la reducción en el avance de la miopía es mayor se encuentra entre los 6-10 años. Aquí es fundamental comenzar el tratamiento y mantenerlo activo, pues es la fase crítica en el crecimiento ocular. Este tratamiento puede extenderse durante toda una década, entre los 6 y los 16 años, siendo aconsejable comenzar antes de los 10 para lograr la mayor reducción posible. En general se aconseja abandonarlo cuando la progresión parece estabilizarse.

    ¿Cuáles son sus posibles inconvenientes?

    El primero de todos es que no se pueden garantizar resultados en todos los pacientes. La experiencia indica que en unos casos funciona y en otros no. Puede deberse a factores externos ajenos al contactólogo, como el mal seguimiento del tratamiento, pero en otras ocasiones no funciona a pesar de ser estrictos con el uso debido a influencias genéticas y ambientales.

    Medidas importantes a tener en cuenta:

    • Acudir a las revisiones periódicas marcadas por su oftalmólogo, con el objetivo de compensar los pequeños cambios refractivos.
    • Usar las lentes de contacto durante 6 días a la semana con un porte de 10 horas diarias.
    • Ser previsores y no quedarse sin lentes de contacto porque esto puede interrumpir el tratamiento y no resultaría eficaz.

    NUESTROS MÉDICOS FORMAN PARTE DE LAS SIGUIENTES SOCIEDADES

    Más de 40 años cuidando de los ojos de nuestros pacientes con una atención personalizada, un equipo de médicos expertos y la última tecnología en el ámbito oftalmológico.

      Llámanos

      93 699 58 66

      ¿Te llamamos nosotros?



      Acepto las condiciones

      Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información

      Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

      Cerrar